B

Nuestro Blog

porttitor felis sit amet

noviembre 17, 2015

La Tauromaquia

La lidia de toros, junto con la carrera de caballos y los naipes, conformaron los pasatiempos preferidos por los conquistadores españoles, quienes una vez instalados en el Nuevo Mundo trataron por todos los medios posibles de reproducir las costumbres propias de su país. De los diversos virreinatos instaurados en América, mejor suerte tuvo en Nueva España (México) y Nueva Castilla (Perú). El virrey Amat y Juniet autorizó la primera plaza oficial de toros, según se dice gracias a la gestión de Micaela Villegas, más conocida como La Perricholi.

Lidiar toros fue una actividad caballeresca durante los siglos XVI y XVII, en que rigió en España y sus dominios la dinastía de los Austria. La situación cambió en el subsiguiente siglo, pues gente de clase baja participaba a cambio de dinero. Esclavos negros y de otras castas llegaron a convertirse en figuras sobresalientes.

Después de España y México, el Perú es el país taurino más importante del mundo. Al año se celebran en nuestro país 550 fiestas taurinas. El ganado que se utiliza para las corridas más importantes es criado en ganaderías peruanas, formado por reses provenientes de España y México, desde 1942. El Perú posee hoy en día 41 ganaderías de raza pura reunida en el Comité Nacional de Criadores de Ganado de Lidia. En el siglo XX, la corrida resurgirá en todo el Perú y sobre todo en los Andes. Hoy en día son más de 500 las fiestas taurinas que se llevan a cabo en el territorio nacional.

Antes, las corridas de toros se llevaban a cabo entre los meses de diciembre y marzo, pero a Don Manuel Solari Swayne se le ocurrió la idea de hacerlo compatible con la procesión del Señor de los Milagros. El 12 de octubre de 1946 comenzó la Feria de octubre en la plaza de Acho con un extraordinario elenco compuesto por Manuel Rodríguez, “Manolete”, Domingo Ortega y Fermín Espinoza “Armillita”.

Ahora bien, no sólo en Lima y otras ciudades de la costa tienen lugar las corridas de toros, sino también en los Andes, donde se produce un sincretismo entre la cultura pre-inca y la hispánica. En sus fiestas patronales, la población andina incluye misas, bailes, banquetes, procesiones y corridas de toros. Una manera muy peculiar que tienen los indígenas de celebrar las corridas de toros la constituye la denominada “Yawar Fiesta” (fiesta de sangre), en la cual se le ata al lomo del toro un cóndor adulto. Los pobladores capean con sus ponchos al toro atado al cóndor. La ceremonia culmina cuando el cóndor es liberado, acto que simboliza la supremacía de la cultura andina frente a la española.

Según la tradición – no se poseen datos históricos fidedignos – la primera corrida se realizó en el año 1538, con motivo de la derrota de los almagristas por parte de los pizarristas en la batalla de Salinas, cerca del Cuzco.

En el siglo XVIII (1766) se construye la plaza de Acho, una de las plazas más ancestrales del mundo. Las principales plazas de toros del Perú son las siguientes:

Plaza de Acho
Abancay. Abancay
Ancach . Huaraz Carhuaz, Yicapampa Abancay, Recuay.
Arequipa. Yanahuara, Miraflores, Aplao, Viraco.
Ayacucho. Cora-Cora, Chumpi, Incuyo, Marcabamba, Pauza, Puquio, Sancos, Pullo.
Cajamarca. Chota, Cutervo, Matara, Celendín, Bambamarca, Hualgayoc, San Marcos, Cajabamba, Llama, Cajamarca, Santa Cruz, San Miguel de Pallaque, Chilete, Sucre.
Cuzco. Marangani
Chiclayo. Tumán.
Huánuco. Baños, Huallanca, La Unión.
Huancavelica. San Cristóbal.
Junín. Palca, Concepción, Huancayo, Huasa Huasi, Junín , Jauja, Sicaya, San Pedro de Cajas, Orcutona, La Oroya.
La Libertad. Trujillo, Huamachuco, Otuzco, Paiján, Santiago de Chuco, Cascas, Contumaza.
Lambayeque. Tumán.
Lima. Acho, Arenas de Lima, Genaro Zea, Canta, La Taurina, Pariamarca, Huaros, Arahuaz, Huarochiri, Huacho, Langa, Matucana, Santa Cruz de Andamarca, Carhua, Ladraqui, Pachacamac.
Puno. Ayaviri, Puno, Sicuani, Santa Rosa de Achaco, Azangaro, Putina, Pomata, Macusani.

Fuente: SERPERUANO